Blended Learning, La Innovación en uso de Tecnología al servicio de la Educación.

Raúl Andrés Bómbita Martínez

Mg. Educación y Docencia (E)   

Director Académico Colegio Monterrosales Bilingüe

Hoy en día el uso de las Tecnologías ha creado una gran revolución en la educación y en cómo se establecen las relaciones de enseñanza-aprendizaje en un ambiente presencial y virtual en los colegios.  Así mismo el uso de herramientas virtuales en la educación surge como una gran alternativa para personas que quieren acceder a educación, pero disponen de poco tiempo o de horarios difíciles para acceder a la educación en un colegio de aula tradicional, es por estas dinámicas que el Blended Learning o aprendizaje combinado  surge como una gran herramienta de enseñanza que revoluciona el concepto tradicional de educación, debido a que flexibiliza aún más el proceso de aprendizaje y los tiempos para el mismo. Así mismo este nuevo paradigma rompe con los roles tradicionales del docente y estudiante, así como su relación con la enseñanza.

La nueva Figura, el Docente en ambiente virtual:

El rol tradicional del docente de aula ya no es suficiente, las habilidades de manejo de aula ya no alcanzan, el docente tradicional ahora es superado por nuevas exigencias en cuanto a estrategias de formación, situación que exige a los docentes, que ven como los nuevos retos y necesidades de la sociedad, exigen en ellos adquirir nuevas capacidades y conocimientos, nuevas necesidades de formación, no solo en su saber sino en el uso de nuevas tecnologías y manejo de nuevas estrategias formativas para este nuevo entorno.

La situación es dinámica y totalmente variada. Se debe trabajar en una búsqueda constante de innovación total en los colegios y en sus modelos pedagógicos y en una mejor manera para lograr procesos de enseñanza eficaces contando con el apoyo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, los cuales han tenido en los últimos años un crecimiento constante.

Esta situación lleva a los docentes a romper mitos y esquemas tradicionales desarrollados y repetidos durante siglos en la manera de dictar una clase, ya no solo es un dispensador de conocimientos, y obviamente esto conlleva al planteamiento de algunas de las siguientes inquietudes:

  • ¿Cómo deben prepararse los docentes para afrontar el reto?
  • ¿Está en capacidad el docente para aceptar un nuevo esquema, donde su rol cambia?
  • ¿se están preparado los docentes tecnológicamente para afrontar esta nueva realidad?

Son éstas algunas de las situaciones que deben enfrentar los docentes de cualquier institución educativa para dar el salto que se requiere para asumir su nuevo rol como docente en un modelo combinado y afrontar con ello el reto de la innovación educativa e incorporarse como mediador del proceso enseñanza aprendizaje.

¿Y el otro protagonista?, ¡El Estudiante!

El otro rol clave es el del estudiante que asume un papel protagónico y un nivel mayor de autonomía, quien también debe desarrollar ciertas habilidades particulares acerca de la formación virtual para sacarle el máximo provecho, ya que no debe solo asistir al colegio o entrar al salón de clase, sino asumir una nueva postura más protagónica en el proceso de aprendizaje.

Principalmente el estudiante, aunque parezca una obviedad, debe poseer ciertas habilidades y tener suficientes conocimientos en cuanto al manejo de Tecnologías y Herramientas Ofimáticas se refiere, y contar con los recursos Técnicos a la mano para no interrumpir el proceso de aprendizaje.

Por otro lado, debe tener altas competencias blandas, o desarrollarlas, para que su proceso sea exitoso, debe ser autónomo y administrar adecuadamente el tiempo dedicado al aprendizaje ya que debe cumplir con unas actividades de desarrollo individual y autorregular su dedicación al aprendizaje.

Con lo cual se plantea un cambio en el paradigma de los estudiantes frente a su relación con el docente y el aprendizaje.

El compromiso debe ser permanente ya que el aprendizaje, como se mencionó anteriormente, es en gran medida autónomo y por ende cada estudiante lo lleva a un ritmo diferente.

El estudiante debe ser disciplinado con su proceso y convertirlo en un hábito que se desarrolle con naturalidad.

En resumen, el rol del estudiante es ahora más activo y crucial para su mismo proceso de aprendizaje, puesto que pasa de ser simplemente un receptor de información a un investigador y administrador de la información que consigue para aprender el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat